Menú

Talleres en Docencia Universitaria cierran temporada de Primavera con positivas experiencias

Fueron siete formaciones dirigidas a profesoras y profesores de la Universidad, las cuales se dictaron entre octubre y noviembre de 2022. Participantes valoraron los contenidos y destacaron su relevancia en el mejoramiento de la docencia.

cierre_aula

La Vicerrectoría Académica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través de su Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria (UMDU), cerró su temporada de Primavera de los Talleres en Docencia Universitaria, que en esta edición contó con aportes del proyecto PUCV 19101, “Innovación en el Modelo Educativo Institucional como manifestación del compromiso de la PUCV con una formación integral y de calidad”.

La reciente versión dispuso de siete formaciones dirigidas a profesoras y profesores de esta casa de estudios, con temáticas tan variadas como “Lectura y escritura académica en clases”, “Evaluación de actitudes y desempeños prácticos”, “Competencias transversales en mis estudiantes” e “Investigación en Docencia Universitaria”. Lo anterior en concordancia con el compromiso institucional de otorgar una formación de excelencia, enfocada a fortalecer las habilidades del siglo XXI e incorporando el uso creciente de las tecnologías en las clases según plantea nuestro Modelo Educativo y las dimensiones del Marco de Cualificación de la Docencia Universitaria PUCV.

Opinión docente

Tras su participación, las y los profesores que aprobaron sus respectivos cursos, valoraron la instancia y las herramientas entregadas para sortear los distintos desafíos y obstáculos que pueden surgir en el aula.

Es el caso de Hernán Mella, profesor de la Escuela de Ingeniería Eléctrica, quien cursó el taller de Evaluación de actitudes y desempeños prácticos. Tras sus actividades, señaló que “Los Talleres en Docencia Universitaria me parecen una herramienta muy útil para la formación y perfeccionamiento de los profesores de la Universidad, especialmente para aquellos que están recién empezando como es mi caso. Muchas veces nosotros, como académicos, carecemos de herramientas para transmitir adecuadamente nuestros conocimientos a los estudiantes y los talleres nos ayudan a superar estas deficiencias”.

Camila Cornejo, profesora de la Escuela de Pedagogía, destacó por su parte la importancia de actualizar sus conocimientos para entregar una educación de calidad, a propósito de su paso por el taller Gamificación: participación con juegos en mis cursos. “Considero que como docentes debemos actualizar y aprender nuevas estrategias con el fin de resguardar la calidad educativa que brindamos a los profesionales que formamos. Entendiendo el sello de excelencia de nuestra institución, el dialogar y mantener una actitud de constante actualización posibilita la implementación de mejores prácticas educativas, que se adecuan al cómo aprenden nuestros estudiantes”.

Al igual que Camila, la profesora Grace Morales, de la Escuela de Pedadogía, asistió al mismo taller. Tras las actividades, recalcó la importancia de actualizar contenidos para la capacitación de las y los profesores, al tiempo que destacó el componente híbrido que presentan los talleres. “El retorno a la presencialidad ha costado bastante en término de tiempos. No obstante, me parece fundamental seguir capacitándose. Los talleres UMDU siempre tienen un componente presencial o sincrónico, lo que permite tener algún grado de intercambio con colegas. El solo hecho de poder compartir o escuchar la experiencia de los pares se agradece profundamente”, indicó.

“Recomiendo a los colegas participar en estas instancias, ya que permite poner en perspectiva la propia docencia. Se aprenden nuevas técnicas y se reflexiona muchísimo. Esto apoya al rol orientador del profesor declarado en el Modelo Educativo institucional”, invitó.

Pedro Santander, profesor de la Escuela de Periodismo, también valoró la iniciativa y señaló que “tomé este semestre un taller de Docencia Universitaria por varias razones. En primer lugar, porque uno carga con la falencia de no contar con una formación pedagógica de base y, por lo mismo, siempre se tienen dudas referidas a eso en el Marco de la Docencia que uno permanentemente dicta. En segundo lugar, porque es evidente – y creo que es algo muy compartido entre los y las académicas- que los estudiantes han cambiado en los últimos años notoriamente, en comparación con las generaciones anteriores, no tan expuestas a los contextos virtuales como las actuales. Finalmente, en mi calidad de capitular de la PUCV he escuchado a menudo comentarios interesantes de muchos colegas que cada martes visitan el Capítulo Académico acerca de los cursos de la UMDU. Con esa motivación tomé este semestre un taller que fue muy interesante, me permitió compartir con colegas de otras unidades y también actualizar mis conocimientos y herramientas pedagógicas”.

 

Por Ayskée Solís H. 


Subir