Menú

Tecnología Móvil y la Educación

Cada vez son más los estudiantes que tienen algún tipo de smartphone o dispositivo móvil, a través del cual acceden a la red y a la amplia gama de recursos que ésta ofrece.

Según un estudio realizado por Blackboard y Proyect Tomorrow, cada vez son más los estudiantes que tienen algún tipo de smartphone o dispositivo móvil, a través del cual acceden a la red y a los recursos que ésta ofrece. ¿Pueden las tecnologías de este tipo tener un uso prometedor en procesos educativos?.

Tabletas, mini computadores y teléfonos móviles “inteligentes” son algunas de estas tecnologías que se consideran pueden tener un protagonismo importante para docentes y estudiantes. En Estados Unidos, por ejemplo, el 98% de los educandos están conectados a través de sus dispositivos móviles todos los días. Según un reporte hecho por la Unión Internacional de Telecomunicaciones de la ONU, finalizando el 2010 las empresas de telefonía móvil reportaron 5.300 millones de contratos en todo el mundo, y un 90% de la población mundial tenían acceso a algún operador móvil. A pesar de esto, quienes tienen acceso a Internet son sólo 2.000 millones de personas, una cifra que demuestra una diferencia considerable y da más posibilidades para que haya implementación de procesos educativos apoyados en tecnologías móviles.

En el ámbito mundial ya hay países que le apuestan firmemente al uso de los dispositivos móviles en los procesos de formación. Estados Unidos y Canadá son los mercados más avanzados en el tema, seguidos de los países escandinavos y Reino Unido. Por otra parte, las universidades de Stanford, Yale, Berkeley, Seton Hill, la Cristina de Abilene, Oxford y el MIT, en Estados Unidos; la Universidad Técnica de Delft en Holanda y la Universidad de Manchester en Reino Unido, trabajan en la formación móvil hace tiempo y le apuestan a ello.

Si bien, es cierto que estos dispositivos pueden convertirse en elementos distractores en las aulas de clase, también se les puede dar un uso significativo que aporten al mejoramiento del aprendizaje en un futuro cercano. Algunos aportes son:

Aprendizaje basado en la investigación: A través de los dispositivos móviles se puede trabajar por medio de la combinación entre uso de esta tecnología y el aprendizaje teórico a través de experimentación y preguntas. Un ejemplo es el de la Universidad Cristiana De Abilene (ACU), en donde llevan dos años equipando a sus estudiantes con iPods y iPhones, creando así un estilo de enseñanza propia. Los docentes aportan en este proceso ofreciendo datos, palabras clave y otro tipo de información que los estudiantes requieren  para sus consultas y así llegar a clase dispuestos a debatir y experimentar.

Dwayne Harapnuik, director de mejoras en ACU, asegura que “la mayoría de los estudiantes no sabe qué preguntar. Los teléfonos conectan con un modelo en el que los estudiantes acceden a la información cuando la necesitan y crean conexiones más significativas basadas en lo que ya saben”.

Dinamismo de los contenidos tratados en las clases: Retomando el ejemplo de la ACU, en algunas asignaturas los podcast se han convertido en un elemento indispensable para las clases, pues los estudiantes pueden revisar la información en el momento que así lo deseen y donde quieran las veces que lo consideren necesario en el caso que no entiendan algo específico. Gracias a esto, el tiempo de la clase puede ser más aprovechado para que docentes y estudiantes interactúen y resuelvan inquietudes.

Reinventar los libros de texto: Jed Macosko, profesor asociado de física en la Universidad Wake Forest fundó un proyecto para transformar el libro de texto, y analizando cómo aprende la gente creó el BioBook, un sistema que utiliza los dispositivos móviles y ofrece contenidos escritos por los compañeros. En sus clases, sus alumnos escriben conceptos cortos que se almacenan como nodos y que se relacionan con otros sobre la misma materia, y cuando un estudiante abre su BioBook buscando un término puede acceder a otros haciendo clic sobre los distintos nodos. “Si tienes un libro de texto grande y pesado, no lo sacas de tu habitación muy a menudo. Pero sí te llevarás tus tarjetas de resumen para estudiar para el próximo examen. El mismo tipo de portabilidad de las tarjetas es lo que te da tu teléfono móvil”, aseguró Macosko.

Llevar la educación a comunidades difíciles de alcanzar: De acuerdo con los informes de la ONU, para finales de 2010 el índice de penetración de los móviles en los países de desarrollo alcanzaría el 68%, resultado que han permitido trabajar en nuevas propuestas para aprovechar esta oportunidad. Michael Trucano, especialista en política educativa del Banco Mundial, aseguró que aunque no hay muchas iniciativas de educación móvil que hayan sido relevantes en los países en desarrollo, sí hay propuestas prometedoras que podrían tener una buena aplicación y aportes. Trucano manifiesta que también es deber por parte de los Gobiernos apoyar la inclusión tecnológica en las instituciones académicas. Al respecto mencionó: “Especialmente en el momento en que muchos países están considerando comprar toneladas y toneladas de ordenadores para sus colegios, los ministerios de educación deberían, al menos, considerar los ordenadores de bolsillo como parte de sus próximas decisiones de inversión”.

El contexto y los avances son prometedores. Los avances tecnológicos están permitiendo mejoras cada vez más importantes en los dispositivos móviles y se adecuan a las necesidades y nuevos hábitos de los jóvenes inmersos en la cultura digital, pues adopta parte de la filosofía de la Web 2.0 al fomentar la participación de los usuarios y estudiantes a través de blogs, redes, wikis y demás herramientas, y al tiempo, introduce un cambio de paradigma en la metodología de formación.

En la actualidad cada vez son más las instituciones educativas, especialmente las universidades, que introducen la metodología Mobile Learning a través de de smartphones, smartbooks, tabletas digitales y netbooks en sus planes de estudio, aunque todavía la mayoría de propuestas se encuentren en fase experimental. Sin lugar a dudas esta propuesta será una nueva opción para la mejora de procesos educativos, y tal como lo aseguró la Fundación Telefónica en uno de sus estudios en el año 2009, para el año 2020 los dispositivos móviles serán la principal herramienta de conexión a internet para la mayoría de la población.

Fuente Informativa:

Déjanos tu comentario
*Campos requeridos
Comentarios
  • Además que ya no se carga tanto libro en los bolsos escolares. Sin duda el reto es saber orientar en técnicas de investigación correcta online para que no caigan en contenidos falsos. El copia-pega no es el problema, pero hay que apostarle al entendimiento con la interacción.


Subir