docentes_virtualidad

La virtualidad en la educación superior y el desempeño docente

La proliferación de la educación a distancia en el ofrecimiento de carreras y cursos a nivel superior, favorecen la idea de la excelencia de los procesos bajo un grado óptimo de calidad, por lo que se hace fundamental que los docentes sean capaces de asumir funciones basadas en:

  • Desarrollar contenidos propios.
  • Trabajar interdisciplinariamente.
  • Utilizar la red como canal de comunicación.
  • Asumir las redes como espacio cooperativo y de formación.
  • Usar las redes como espacio de trabajo.

Las funciones del docente tradicional cambian cuando debe desarrollar sus actividades en un entorno virtual de educación a distancia, tomando en cuenta  que deja de tener limitaciones geográficas, físicas, temporales y que tiende a dar respuesta a grupos de alumnos cada vez más heterogéneos y diversos, en el sentido más extenso de estas dos palabras, y por ello se debe  redefinir su tarea profesional así como las funciones que deberá asumir en el desarrollo de ésta.

Es así como, la práctica educativa e instruccional de la educación virtual requiere con urgencia un cambio en el quehacer docente que permita responder a las exigencias de estos tiempos, requiriendo a los administradores de educación bajo esta modalidad el reto de asumir un protagonismo ético, pedagógico y político, requeridos para adoptar características promotoras de la innovación y el cambio permanente en ellos y los alumnos, desarrollando a estos actores en la dimensión humana, espiritual y pedagógica, comprometidos con el proceso de transformación política y social del país, enmarcados en los saberes cognitivos, procedimentales y actitudinales.

Esta actividad docente debe ser entendida como la persona encargada de mediar el aprendizaje de los alumnos. En al actualidad, con la incursión de las instituciones en la educación ofrecida bajo el entorno educativo, dentro de un nuevo marco relacional llamada entorno virtual de aprendizaje, la cual contempla la complementariedad del marco formativo clásico del aula con el uso más o menos intensivo de las tecnologías aplicadas a la educación, ya sea a través de los recursos de la red Internet, de materiales multimedia de aprendizaje o de espacios relacionales virtuales de aprendizaje.

Para alcanzar este propósito, es necesario  enfrentar los cambios mediante un entrenamiento continuo y reelaborando estructuras mentales, basadas en un compromiso con esta demandante modalidad educativa, en el cual los docentes funcionan como líderes conocedores de procesos que vinculan la aprehensión, asimilación y comprensión de conocimientos, más aún, cuando los nuevos hallazgos en la neurociencia, el desarrollo de la informática y  la sofisticación de los sistemas de información, obliga a desmontar viejos esquemas, fundamentados en conceptos, creencias y técnicas que han ido quedando obsoletos.

De allí que es necesario e imprescindible el cambio interno del docente para poder llegar a interactuar con el alumno de una manera eficiente en la construcción de aprendizajes significativos, donde se  exige un docente mediador del aprendizaje, capaz de diseñar experiencias y propiciar situaciones que induzcan al crecimiento cognoscitivo, mediante la interacción directa con el medio que lo rodea. Para esto, el mediador debe detectar los bloqueos ambientales, emocionales y culturales, resoverlos y propiciar una circunstancia tal que garantice éxito en el proceso.

Este educador debe estar actualizado en la exigencia de estos procesos de aprendizaje,  en las estrategias de aprendizaje que le brindan al alumno la posibilidad de incrementar sus propias estrategias, con la utilización de recursos facilitadores de la aprehensión del conocimiento, los cuales posibilitan el organizar, relacionar y aplicar conocimientos, además de la seguridad de afrontar cualquier proceso despertando así la motivación e interés de los educandos a través de los materiales didácticos y estrategias de instrucción, a sabiendas que el docente junto a los materiales instruccionales son unos de los elementos básicos que conforman el proceso de aprendizaje en los sistemas de educación bajo la modalidad de estudios a distancia.

Los materiales instruccionales configuran el espacio de relación y mediación donde el estudiante construye su aprendizaje y donde  la acción docente sea capaz de generar espacios educativos que garanticen la prosecución de objetivos,  bajo un grado optimo de calidad, fundamentado en los principios básicos del aprendizaje, donde se hace hincapié en el uso de actividades que faciliten el aprendizaje autodirigido, la motivación, la acción, la responsabilidad, la contextualización de los contenidos en la vida real, la articulación entre la teoría y la práctica, la promoción del trabajo colaborativo y cooperativo, el manejo de múltiples representaciones del contenido y la reflexión, entre otros recursos de importancia para  relacionarse con los espacios virtuales, creando áreas de relación entre investigación, formación y trabajo.

Es así como teniendo en cuenta todos los aspectos señalados, anteriormente, el docente de entornos virtuales desarrollará una serie de funciones, tales como:

  • Planificador  y desarrollador de acciones formativas: Para elaborar cursos en línea es imprescindible contar con un diseño bien organizado, el docente es el que tiene el  control de su planificación, además de fomentar y fortalecer de manera eficiente aprendizajes significativos y el desarrollo autónomo del estudiante.
  • Desarrollador de contenidos: Productor y evaluador de contenidos, integrándose en equipos interdisciplinares para la construcción de contenidos de manera consensuada y según los criterios de pares de especialistas de áreas comunes. Como desarrollador de contenidos, el docente debe ser poseedor de una visión constructivista del desarrollo curricular, capaz de convertir los materiales usados en su práctica presencial para entornos tecnológicos, además de ser promotores del cambio de los contenidos curriculares a partir de los avances de la sociedad que enmarca el proceso educativo.
  • Administrador de Educación a Distancia: Utilizando los recursos tecnológicos,  conocimiento las innovaciones y avances para aplicarlas en la administración de la instrucción, como administrador de este proceso el docente además, diagnostica necesidades académicas de los alumnos, acompaña al alumno, realiza monitoreo y supervisión de los avances del alumno retroalimentando su actuación.

Por consiguiente, en la educación virtual el docente se convierte en un facilitador y promotor de aprendizajesel alumno estudia independientemente a distancia de su profesor, la relación de comunicación es a través de tutorías, teniendo como funciones propias: motivar y promover el interés de los participantes en el estudio de las temáticas propuestas, guiar y/o reorientar al alumno en el proceso de aprendizaje atendiendo a sus dudas o dificultades, ampliar la información, evaluar el proceso de aprendizaje, participar en el diseño de las evaluaciones de aprendizaje e intervenir en las reuniones de coordinación general aportando criterios sobre el programa y su desarrollo. El tutor no es portador de contenidos, papel que en estos sistemas cumplen los materiales, sino un facilitador del aprendizaje.

Para acceder al artículo completo, favor acceder a Fuente Informativa.