Menú

Estrategias de Aprendizaje Colaborativo: Una oportunidad para desarrollar aprendizajes significativos

1653

A la par del uso de tecnologías y la integración a la Sociedad Red, una de las competencias de mayor impacto en los ambientes laborales modernos es interacción articulada, cooperativa y dirigida hacia la concreción de metas individuales y colectivas, competencia que trasciende desde el ámbito educativo y laboral a nuestra vida cotidiana.

Reconociendo esta importancia, diversas universidades y centros educativos alrededor del mundo han implementado en sus planes formativos modelos de aprendizaje centrados en la interacción y participación de los estudiantes, entre los que se encuentran las estrategias de aprendizaje colaborativo,

Las estrategias de aprendizaje colaborativo se presentan como una oportunidad para desarrollar aprendizajes significativos en los estudiantes al hacer de estos los protagonistas de sus procesos cognitivos y metacognitivos, distribuyendo roles y responsabilidades en situaciones problemáticas que les llevan a cooperar y aunar esfuerzo, conocimientos y habilidades. Al explicitar estos parámetros antes que comience el trabajo grupal, es posible reducir la tensión, ansiedad y disconformidad de estudiantes reacios a participar en este tipo de actividades.

Las diversas estrategias de aprendizaje colaborativo tienen como norma general la división del grupo de estudiantes en parejas o equipos de trabajo reducidos para la obtención de objetivos de aprendizaje compartidos, a partir de la creación de un producto o resolución de un problema presentado por el profesor. La incorporación del aprendizaje colaborativo no niega la importancia de la instrucción tradicional y las lecturas catedráticas, pero revitaliza el rol del docente como guía experto en las competencias que desarrolla con sus estudiantes, modelando y encausando los aportes de estos.

Es común que los profesores sientan que han implementado el trabajo colaborativo por haber dividido en curso en grupos y dado la instrucción de colaborar. Sin embargo, el trabajo colaborativo requiere más que sentar a los estudiantes alrededor de una mesa; es necesario que se estructuren situaciones que lleven a los estudiantes a trabajar juntos, como es el caso del rompecabezas.

El Rompecabezas

El rompecabezas (JigSaw) es una estrategia de aprendizaje colaborativo en la que un contenido es fragmentado en 5 o 6 partes, correlativas a la cantidad de miembros de cada equipo que se formen en el curso. El propósito de esta fragmentación es que cada estudiante maneje uno de estos fragmentos (piezas del rompecabezas) y mediante la discusión e interacción con sus compañeros, sociabilice sus conocimientos y permita que cada equipo maneje la totalidad de dicho contenido.

Esta relación de dependencia mutua, en la que ninguno de los miembros del equipo conoce la totalidad de la información, conlleva que sean los mismos estudiantes regulen la atención y colaboración de cada miembro, ya que se recomienda que la evaluación de la actividad implique demostrar un dominio completo del tema, mediante un cuestionario u otro instrumento que considere pertinente.

A diferencia de otras estrategias colaborativas, el Rompecabezas permite trabajar contenidos sin necesitar un orden predeterminado o secuencia, lo que otorga a los docentes de todas las áreas de fragmentar su contenido de la manera que estimen conveniente para distribuirlo en cada curso.

Para profundizar en la metodología de esta estrategia y sus beneficios en el aula, el sitio de Estrategias Didácticas de la Sala A3 PUCV profundiza en el tema, ingresa a: http://recursostic.ucv.cl/wordpress/index.php/a3/a3_estrategias/


Subir